tate modern anuncia para el año que viene, una nueva sala donde no tendrá acceso “público del mundo real”.

será en marzo del 2012 cuando se ponga en marcha un proyecto de cuatro años para proponer diferentes performances a las que el público sólo tendrá acceso a través de internet. todas ellas estarán pensadas para este medio, serán transmitidas en directo, y el público podrá dar su opinión ( en cierto modo, participar ) a través de diferentes canales, bien durante la transmisión o al terminar.

el primer artista en participar será el coreógrafo Jerôme Bel. tendrá la oportunidad de seguir explorando la relación entre el espectador y el interprete, esta vez dentro del entorno digital. a ver qué hace.